No por ser madre se deja de ser mujer.


Amo a mis hijos,
me vuelco en ellos,
quiero lo mejor para ellos.

Pero no me olvidaré de mí misma,
soy madre, pero también mujer.
Mis hijos hoy están conmigo,
pero el día de mañana se harán adultos
y el hogar dejarán, quedando yo aquí.

Ellos pueden ser importantes en mi vida,
pero no pueden serlo todo.



 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Google+ Followers