A pesar del dolor y de la soledad, la madre tiene la capacidad de salir adelante con sus hijos,


La muerte de un miembro de nuestra familia deja una huella de dolor que es muy difícil recorrer.
Sin embargo, por nuestros hijos, hay que seguir adelante.

Nadie escapa de la muerte, es parte de la vida…
Nos guste o no, es una escalera de dolor que debemos subir.
Por eso, aunque se nos vaya parte de nuestra vida,
necesitamos aceptarlo y saber explicarlo a los nuestros.

Aunque parezca duro, siempre es bueno dejar todas las cosas claras,  y seguir viviendo, haciendo frente a este triste suceso.


¿Cómo salir adelante sin el hombre de la casa?

¿A quién se puede acudir para salir adelante sabiendo que aquél padre que era el pilar del hogar ya no está?

Ahí es donde viene la discordancia entre la familia. La madre se queda con la responsabilidad de sacar adelante a los niños, con la ayuda de los abuelos, que tienen que tomar la responsabilidad de apoyarla, de velar por esos niños que van a crecer sin el amor del padre, sin la economía que antes tenían.

Pero el tiempo será el que determine cómo crecerán y cómo vivirán, porque ya no tendrán a su padre para guiarles por el buen camino. Esa falta se notará más cuando el hijo sea un adolescente.

¡Cuántas mujeres hay en el mundo que han pasado por esto, que han perdido al pilar del hogar y han tenido que recurrir a trabajar arduamente para sacar adelante a sus niños que han quedado huérfanos de padre…!

La mujer, por ser quien es, puede salir adelante por sí misma.

¡La mujer es fuerte, la mujer es grande! ¡La mujer puede! 

A pesar del dolor y de la soledad, la madre tiene la capacidad de salir adelante con sus hijos, a fuerza de tesón y constancia, y sobre todo de mucho empeño y trabajo.

Ser madre es ser capaz.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Google+ Followers