Tierna Amistad

Vistas a la página totales

Dios es todo lo que necesitas


Mi familia permanece bajo el cuidado de Dios


Dios siempre está a nuestro lado en todo momento


Gracias, Señor… gracias por permitirme estar aquí, hoy, en este momento…

Padre amado… esta mañana quiero darte gracias por un nuevo día que comienza… por un nuevo día que me regalas por Tu bondad y Tu misericordia… un nuevo día que pones frente a mí para vivirlo junto a Ti… Contigo… y en Ti… un nuevo día para tratar de ser reflejo tuyo… y llevarte a aquellos que te necesitan…
En la Palabra dice que «no nos preocupemos del mañana, que el mañana se preocupará de sí mismo… pues a cada día le basta con sus afanes»… por eso me presento ante Ti esta mañana… reconociendo mi pequeñez y mi insuficiencia… reconociendo que nada puedo sin tu ayuda… y pidiéndote, con fe y con confianza, que me permitas abandonarme en Tus bazos en este día… dejando a un lado mis anhelos y mis ansias… mis deseos, mis preocupaciones, mis temores y mis pasiones… dejando a un lado todo lo que es mío… para poder sumergirme en Ti… y en Tu Misericordioso Corazón…
Hoy sólo quiero amarte y hacer Tu Voluntad… hacerla en mi vida… en mi familia… en mi trabajo… en mis estudios… hoy sólo quiero abandonarme en Ti… con la seguridad de que Tú me guías… de que eres Tú quien dirige mi vida…
Esta mañana te pido por  toda mi familia… pero en especial, quiero presentarte a todas esas personas que Tú cruzarás en mi camino durante este día… Señor… que pueda mirar con Tus ojos… escuchar con Tus oídos… hablar con Tus palabras… consolar con Tus manos… y sobre todo, amar con Tu Corazón…
Gracias, Señor… gracias por permitirme estar aquí, hoy, en este momento… y por saber que Tú estas a mi lado siempre…

Oración al comenzar un nuevo día.

Buenos días, Señor.
Un nuevo día que me regalas.
Gracias con toda la fuerza
de que soy capaz.
Gracias por este nuevo amanecer.
Gracias por este nuevo empezar.
Gracias por tu presencia
que me acompañará en toda la jornada.
Quiero comenzar este nuevo día
con entusiasmo,
con alegría reestrenada,
con ilusión nueva.
Me da seguridad el saber
que Tú estas a mi lado:
en mi familia, en mis amigos,
en la gente con la que me voy a encontrar,
en mi propia persona.
Te ofrezco mi trabajo de este día.
Que mi esfuerzo sea fecundo,
sirva para la felicidad de los demás
y me ayude a encontrar mi propia paz.
Que, con mi trabajo, mi día sea un pedacito
del mundo que busco y sueño.
Ayúdame a llenarlo de entrega y amor.
Señor, que hoy viva de tal manera
que cuantos se acerquen a mi
descubran tu presencia y tu ternura.
Buenos días, Señor.
Un nuevo día que me regalas.

Google+ Followers

Seguidores