Tener a dónde ir, es un hogar. Tener a quién amar, es una familia.


Tener a dónde ir, es un hogar. Tener a quién amar, es una familia. Tener ambas cosas, es una bendición.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Google+ Followers