Recuerda siempre tus tropiezos y la fuerza cómo te levantaste



Cada vez que te entren dudas respecto a dónde eres capaz de llegar, simplemente recuerda hasta dónde llegaste.  Recuerda todo lo que enfrentaste, todas las batallas que ganaste y todos los miedos que superaste.

Recuerda siempre tus tropiezos y la fuerza cómo te levantaste.  Recuerda cuando todo parecía imposible y con fe y esfuerzo lo lograste.  Recuerda tus lágrimas de impotencia, y la alegría al vencer el reto.  Cada vez que te entren dudas, mira dentro de ti y encontrarás la fuerza que te hizo salir adelante y superarte.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Google+ Followers