La vida termina en un abrir y cerrar de ojos.

La vida es muy corta.
Ríe cuando puedas.
Discúlpate cuando debas.
Y aléjate de lo que no
puedas cambiar.

La vida termina en un abrir y cerrar de ojos.
A veces perdemos el tiempo en tonterías, 
en cosas que en vez de edificarnos nos perjudican.
Hay tantas oportunidades de ser felices, de reír, de disfrutar.
Sólo hay que buscar los pequeños detalles... ahí está la felicidad.

La vida termina en un abrir y cerrar de ojos.
Si has ofendido, no dejes pendiente lo que te hará sentir mejor.
Una disculpa! Ofrecida con todo el corazón... Te liberará!

Y, lo que no puedas cambiar, no te agobies...
hay cosas que no están en nuestro alcance, 
en nuestras posibilidades.
Simplemente déjalas a un lado, 
aléjate, no son buenas para ti.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Google+ Followers