¿Qué hay de malo, en querer cuidar a una mujer



¿Qué hay de malo, en querer cuidar a una mujer, si ella te cuida a ti? 
Las mujeres tienen fuerzas y capacidades que asombran a los hombres.

Ellas… se encargan de los niños, pueden sobrellevar penas y situaciones muy «pesadas», sin embargo tienen espacio para la felicidad… el amor y la alegría.

Ellas sonríen cuando quieren gritar, cantan cuando quieren llorar, lloran cuando están contentas y ríen cuando están nerviosas. Pero al mismo tiempo que tienen toda esa fortaleza interior, son capaces de esperar impacientes una llamada de teléfono de su esposo o de sus hijos, sólo para oír sus voces y saber que llegaron sanos.

Las mujeres tienen cualidades especiales, por eso siempre se ofrecen para buenas causas.

Son voluntarias en hospitales, llevan comida a los necesitados trabajan como niñeras amas de casa, abogadas y solucionan problemas entre niños y vecinos. Además se adaptan a lo que sea necesario por eso usan trajes, vaqueros, uniformes y minifaldas.

Las mujeres recorren largos caminos para conseguir la mejor escuela para sus hijos y la mejor atención para la salud de su familia.

Ellas no aceptan un «no» como respuesta cuando están convencidas de que hay una solución. Saben perdonar.

Son extremadamente sensibles e intuitivas y los hombres no acaban de entender por qué ríen o lloran ante un nacimiento o un matrimonio. Sin embargo hay más, esa sensibilidad e intuición también les permite saber que un abrazo, un beso y decir te amo en el momento oportuno, puede sanar un corazón dolido.

Una mujer puede lograr que una mañana, una tarde o una noche romántica sean inolvidables.
Las mujeres vienen en todos los tamaños, colores y formas; viven en casas, palacios o cabañas. Ellas corren, caminan, pueden usar un automóvil tanto como una computadora.

Las mujeres tienen mucho qué decir y mucho para dar. El corazón de las mujeres hace girar el mundo. Y a cambio, todo lo que ellas esperan es un abrazo, un beso o una caricia.

El amor que ella entrega apasionada e inocentemente al hombre a quien ama, es el mismo que le impulsa a cuidar a su amado cuando está enfermo o simplemente prepararle una taza de té en las frías noches de invierno.
La belleza de una mujer no está en la ropa que lleva, en su figura o en la forma en que se peina.

Si quieres descubrirla, tendrás que mirarla a los ojos, que es la puerta de su corazón, donde reside la esencia de su alma.

«Tienen que aprender a reconocer a una verdadera mujer cuando toque a sus puertas para que, así, no la dejen ir»

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Google+ Followers