Fue un verdadero milagro.


Esta era una niña precoz de 8 años. Un día escuchó a su madre y a su 
padre hablar acerca de su hermanito Andrew. Ella solo sabía que su hermano 
estaba muy enfermo y que su familia no tenía dinero.

Planeaban mudarse para un complejo de apartamentos el siguiente mes porque su padre no tenía
el dinero para las facturas medicas y la hipoteca.

Solo una operación costosísima podría salvar a Andrew. Escuchó que su padre estaba 
gestionando un préstamo pero no lo conseguía. Escuchó a su padre murmurarle a su madre, quien 
tenia los ojos llenos de lágrimas, -Solo un milagro puede salvarlo."

Tess fue a su cuarto y sacó un frasco de jalea que mantenía escondido en el closet.
Vació todo su contenido en el suelo y lo contó cuidadosamente. Lo contó una segunda vez, ¡una tercera!
La cantidad tenía que ser perfecta. No había margen para errores.

Luego colocó todas las monedas en el frasco nuevamente, lo tapó y se escabulló
por la puerta trasera y caminó 6 bloques hasta la farmacia que tenía el jefe indio color rojo
en el marco de la puerta.

Esperó pacientemente su turno. El farmacéutico parecía muy ocupado al momento y no le prestaba
atención. Tess movió su pie haciendo un ruido. Nada. Se aclaró la garganta 
con el peor sonido que pudo producir. Nada. Finalmente, sacó una moneda del frasco 
y golpeó el "counter".

-¿Qué deseas?- le preguntó el farmacéutico en un tono bastante desagradable. Y! le 
dijo sin esperar respuesta: -Estoy hablando con mi hermano que acaba de llegar de Chicago y no
lo he visto en años.

-Bueno, yo quiero hablarle acerca de mi hermano- le contestó Tess en el mismo tono que usara
el farmacéutico. -Está muy enfermo y quiero comprar un milagro. -¿Qué dices?-
dijo el farmacéutico.

-Su nombre es Andrew y tiene algo creciéndole dentro de la cabeza y mi padre dice que solo 
un milagro lo puede salvar. Así que, ¿cuánto cuesta un milagro?

-Aquí no vendemos milagros, pequeña. Lo siento pero no te puedo ayudar. Le contestó 
el farmacéutico; ahora en un tono más dulce.

-Mire, yo tengo el dinero para pagarlo. Si no es suficiente, conseguiré el resto.
Solo dígame cuanto cuesta.

El hermano del farmacéutico era un hombre elegante. Se inclinó y le preguntó
a la niña: -¿Qué clase de milagro necesita tu hermanito?

-No lo se. -Contestó Tess con los ojos a punto de explotar.- Solo se que está 
bien enfermo y mi mami dice que necesita una operación. Pero mi papá no puede
pagarla, así que yo quiero usar mi dinero.

-¿Cuánto dinero tienes?- le preguntó el hombre de Chicago.

-Un dólar con once centavos"- contestó Tess en una voz que casi no se entendió.
-Es todo el dinero que tengo pero puedo conseguir más si lo necesita.

-Pues que coincidencia.- Dijo el hombre sonriendo. -Un dólar con once centavos, justo el precio
de un milagro para hermanos menores.- Tomó el dinero en una mano y con la otra cogió a la niña del brazo
y le dijo: -Llévame a tu casa. Quiero ver a tu hermano y conocer a tus padres. Veamos
si yo tengo el milagro que tu necesitas.

Ese hombre de buena apariencia era el Dr Carlton Armstrong, un cirujano especialista en neurocirugía.

La operación se efectuó si cargos y en poco tiempo Andrew estaba de regreso a casa y en buena
salud. Los padres de Tess hablaban felices de las circunstancias que llevaron a este doctor hasta su puerta.

-Esa cirugía," dijo su madre. "fue un verdadero milagro. Me pregunto cuanto habría costado. 
Tess sonrió. Ella sabía exactamente cuanto costaba un milagro, un dólar con once 
centavos más la fe de una pequeña. Un milagro no es la suspensión
de la ley natural, sino la operación de una ley más alta.

(UNA HISTORIA VERDADERA)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Google+ Followers