Juzgamos sin conocer

Tampoco debemos ir por ahí hablando mal de los demás, es posible que algún día hicieses daño a alguien y no creo que te guste que por ello anden hablando mal de ti y encasillándote de tal manera que otras personas anden juzgándote aun sin conocerte.

¿Se imaginan ustedes que Dios nos juzgara de esa manera? Es imposible plantearlo siquiera porque Él, en su gran misericordia y amor, nos ama con todo...s nuestros grandes defectos, con toda nuestra maldad, con toda nuestra amargura que llevamos dentro. ¿Entónces, por qué nosotros hacemos daño a otro ser humano igual que nosotros? ¿Por qué no dar la oportunidad del perdón, de decirle que lo queremos a pesar de todo lo malo que nos ha supuesto? ¿No sería un mundo mas maravilloso que todos pudiéramos hablar, dialogar con las personas que tenemos problemas, con nuestros familiares, hermanos, y amigos ?
Cuando alguien nos habla mal de otra persona y nos cuenta cosas horribles de ella o él, sucede que si en algún momento tenemos la ocasión de conocer, tenemos una idea preconcebida de cómo es que afecta nuestro modo de verle.

 Nunca hemos visto a esa persona, jamás la hemos conocido… y sólo porque alguien dijo que era de esa manera le juzgamos y no miramos con buenos ojos el conocerle.
Demos gracias de todo lo que poseemos y de lo que carecemos, recuerda que estos días son para vivirlos con humildad y amor.

No juzguemos amigos, que después de igual manera nos juzgarán a nosotros. Pidamos a Dios ser diferentes, que todas nuestras oraciones las escuche, y que nos ayude con todo lo que hoy nos angustia. Recuerda que Él murió por ti, por mí, y por el mundo entero. Y aun así… ¿de verdad crees que no escuchará una oración tuya?!!!

Claro que lo hará, y con mucha fe Dios te premiará.
Seamos buenos.

5 comentarios:

Google+ Followers