Hoy y siempre quiero regalarte mi amistad



Amistad

para que cuando tu alma añore un amigo,
sin pensar lo busques, y ese alguien corra a tu lado.

Sonrisas

para que cuando tus lágrimas se deslicen
por tu mejilla en un día gris y oscuro,
sean las risas las que iluminen tus tristezas.


Grandes sueños


para que cuando en tu mente exista un vacío,
sean aquellos bosques cubiertos de invierno,
los que atrapen la atención de tu pensamiento.


La fuerza de unas manos

para que cuando tus tobillos se cansen,
los hombros de alguien te sirvan de den las fuerzas para andar.


Un ramo de abrazos

para que cuando los tropiezos te dificulten el andar, 
sean los ánimos una esperanza 
que te ayuden a continuar.


Una estrella joven y brillante

para que cada vez que el sol descanse,
sea esa fiel luz, la que te acompañe.


Un pedacito de humildad

para que cuando los éxitos engrandezcan tu persona, 
sea la sabiduría, el aire mágico que te hagan valorar, 
lo que otros desprecian al llegar a una nueva orilla.

Mi cariño sincero

para que cuando sientas que nadie te acompaña,
recuerdes que en paisajes verdes o valles áridos,
mi pensamiento siempre te lleva de la mano.


Un abrazo inmenso

para que cuando necesites sentir tus fuerzas
sean estos, el puerto de tus emociones.


Un par de lágrimas,

para que se alberguen entre tu alma y corazón,
así, si algún segundo la soberbia daña tu andar,
sea una muestra de sensibilidad ajena,
la que te ayude a no cometer injusticias.


Hoy quiero desearte

que compartas tus alegrías con los seres que amas,
para que cuando creas que caminas en la soledad,
mil angelitos resguarden tu mirada.


Hoy quiero obsequiarte

lo más bello que puedas recibir;
mientras transformas estas líneas en un espejo,
donde la ternura que aquí encuentres,
donde la belleza que aquí nazca,
te dé la certeza de que nunca te dejaré solo (a)...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Google+ Followers