Duele tanto callar el dolor, fingir ante los demás y tratar de aparentar que todo está bien.



Duele tanto fingir
que estás bien...
tener una sonrisa en los labios...
y una herida en el corazón.

Duele tanto callar el dolor,
fingir ante los demás
y tratar de aparentar
que todo está bien.

Duele tanto ocultar,
lo que a veces quiere uno gritar,
la lágrima que casi se asoma
y cambiar todo a un simple "estoy bien".

1 comentario:

Google+ Followers