Comencé a extrañar mi infancia cuando me dí cuenta que las heridas de las rodillas duelen menos



Comencé a extrañar mi infancia
cuando me dí cuenta que
las heridas de las rodillas
duelen menos que las del corazón...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Google+ Followers